Alfonso II de Asturias

Alfonso II de Asturias, El Casto

Inicio » Biografías » Alfonso II de Asturias, El Casto

Alfonso II, llamado el Casto fue Rey de Asturias. Nació en el 759. Hijo de Fruela I y de su esposa Munia. Llegó al trono por haber abdicado Bermudo I en el 791. Llevó su corte a Oviedo en el año 792. En sus luchas contra los musulmanes, extendió sus dominios por Castilla hasta el río Duero e hizo una incursión hasta Lisboa. También hizo alianza con Carlomagno y con el hijo de éste, Luis de Aquitania, para seguir la lucha contra los musulmanes. Alfonso II murió en el 842 en Oviedo. Se le llamó el Casto, porque, según dicen, no llegó a consumar el matrimonio con su esposa Berta (princesa franca). Bajo este reinado, en el año 813, Teodomiro, obispo de Iria, halló un sepulcro, que él dijo que era el del apóstol Santiago el Mayor, que fue asesinado en Jerusalén por orden del rey Herodes Agripa I hacia el año 42; así se inventó la leyenda que dice que el apóstol Santiago fue enterrado en ese sepulcro; el lugar del hallazgo se llamó después Campus Stelae (Compostela); como consecuencia de esto, el rey Alfonso II construyó un templo y estableció la peregrinación para venerar los restos del apóstol Santiago, por lo que se considera a este rey como el fundador de Santiago de Compostela. Ahora bien, la etimología que se suele atribuir al nombre de “Compostela” es errónea; ese nombre viene de dos palabras latinas: el verbo “compono” (que significa, entre otras cosas, enterrar) y el nombre “stela” (que significa monumento sepulclar); así, pues, con la raíz de dicho verbo y el sustantivo indicado se forma el nombre de “Compostela” de la manera siguiente: compo + stela = compostela, que significa exactamente lo que encontró el obispo Teodomiro: un monumento sepulcral, o un sepulcro, en un lugar donde se enterraba a los muertos; es decir, un cementerio. Por consiguiente, las “luces extrañas” que condujeron al hallazgo de dicho sepulcro, no eran nada más que fuegos fatuos, que se producen en los cementerios. Por otra parte, el papa León XIII, en su encíclica Deus Omnipotens, en 1884, declaró que los restos hallados en dicho sepulcro eran del apóstol Santiago, y dice que fue enterrado en aquel lugar, porque los discípulos que lo enterraron tuvieron que esconderse, debido a que reinaba allí la reina “doña Lupe”, que era “muy pérfida”. Decir que, por el año 42, después del exterminio de los gallegos por el emperador Augusto unos 15 años antes.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos, 4,00 de 5 estrellas