miguel de cervantes

Miguel de Cervantes Saavedra

Inicio » Biografías » Miguel de Cervantes Saavedra

Miguel de Cervantes Saavedra nació en Alcalá de Henares el 29 de septiembre de 1547. Fue el cuarto hijo del licenciado-cirujano don Rodrigo de Cervantes y de doña Leonor de Cortinas. Su padre era sordo y pobre, empujó a su familia por diversas ciudades españolas, entre ellas, Valladolid, Madrid y Sevilla. Se conoce que en 1568 Miguel de Cervantes asistía a la escuela de Humanidades del maestro Juan López de Hoyos en Madrid. En 1569 Juan López de Hoyos publicó una Historia y relación fúnebre en honor de la recién fallecida Isabel de Valois, e incluyó en ella diversos poemas de Miguel de Cervantes, precedidos de un elogio sincero y entusiasta. Pero, de momento, Miguel de Cervantes estuvo al servicio del cardenal Aquaviva, en esta época fue a Italia para alistarse en Roma como soldado a las órdenes de Diego de Urbina, quien militaba, a su vez, a las de Marco Antonio Colonna. Participó en la batalla de Lepanto, a bordo de la galera Marquesa, que defendía el ala izquierda de la escuadra. Un arcabuzazo le dejó inútil la mano izquierda, por este motivo se le conoció como el Manco de Lepanto y luego se recupero en un hospital de Mesina.
Un año más tarde, ingresó en el tercio de don Lope de Figueroa. Asistió a la conquista de Túnez y ganó prestigio suficiente para pasar a servir al duque de Sessa; solicitó el mando de una compañía. Reunió cartas de recomendación y fue para presentarlas en la corte.

batalla lepanto
Batalla de Lepanto

Etapa de cautiverio

Se embarcó en la galera Sol y frente a Marsella toparon con el pirata Arnaute Mami, que era un renegado albanés. Abordó a la embarcación Sol; y Miguel de Cervantes y su hermano Rodrigo, que le acompañaba en el viaje se convirtieron en esclavos de dos potentados argelinos. Aunque el amo de Miguel, Ali-Mami, El Cojo. Entre intentos de fuga y tentativas de rescate, transcurrieron más de cuatro años. Cervantes envió una carta al secretario del rey, Mateo Vázquez, en la que, tras lamentar el infortunio de los cautivos, indicaba con detalles la manera más aseada de conquistar y desbaratar aquel lugar. Quizás por descubrirse este documento de alto espionaje o por otro hecho similar, fue condenado Miguel de Cervantes a recibir dos mil palos en los costillares.

Miguel de Cervantes libre

Finalmente, en 1580, Fray Juan Gil consiguió el rescate, con el que se vio Cervantes de nuevo en España, reducido a la triste condición, apenas un grado superior a la de cautivo. Pero nada — o bien poco — consiguió ser preceptor de estudiantes. Mientras escribía en ocasiones, que se incluyeron en libros ajenos, dio remate a la primera parte de La Galatea, obteniendo la licencia de publicación en 1584. En este mismo año, Cervantes, que ya había tenido una hija natural con Ana Francisca de Rojas y cuya hija quedó a su cuidado, contrajo matrimonio en Esquivias con Catalina de Palacios, medianamente hacendada y muy arraigada en su tierra que no siguió a su marido en sus andanzas sucesivas. También en este año falleció el cirujano don Rodrigo de Cervantes, con testamento, pero sin herencia. Por fin, en 1587, Miguel de Cervantes obtiene beneficios del testamento. Se le encomendaron comisiones de compra y venta de aceite y cebada y por su mal manejo de este tipo de tareas, se vio envuelto en quiebras ajenas y problemas. Estas andanzas le llevaron por toda Andalucía, mientras iba escribiendo comedias y entremeses. Para engordar su corto sueldo, hizo un concierto con un sevillano llamado Rodrigo Osorio, había de entregarle parte de esas obras, no se sabe si para representarlas y explotarlas o para hacerlas propias. Pero parece ser que el acuerdo no llegó a buen fin, principalmente por el problema mercantil y judicial que mortificaba al escritor.
Por no salir de Andalucía, solicitó y obtuvo cargo de abastecedor de la Armada Invencible, de cuyos pertrechos cuidaba en Sevilla don Antonio Guevara. Ganó fama de hombre honrado y decente, aunque no excesivamente indicado para la tarea. Y pese a las cartas de recomendación que obtuvo, no le fue posible obtener destino en América. No obtuvo, plaza para América y sí, en cambio, nuevo proceso y arresto, por una rendición de cuentas que le fue exigida, sin poder responder con cobertura de fondos ni fiador solvente pero luego fue liberado.
Abandonó con esto a la Armada Invencible a su suerte y regresó de momento a Madrid, por poner algo de orden en sus asuntos familiares. Puso a su hija Isabel como dama de compañía o sirvienta de su hermana Magdalena, recibió la noticia de la muerte de su hermano Rodrigo, en Flandes, y visitó en Esquivias a su esposa.

Etapa como escritor

El 20 de septiembre de 1604, Miguel de Cervantes obtuvo, en Valladolid, el privilegio para imprimir el libro de caballerías llamado El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, que salió en edición poco cuidada. Pese a lo cual, la gente recibió el libro a carcajadas y ya es sabido que Su Graciosa Majestad, como viera a un mozuelo tontiloco doblándose de risa en una calle, hubo de sentenciar: «En verdad que ese mozo, o ha perdido el seso, o ha leído El Quijote».
Su hija Isabel había enviudado años atrás, de don Diego Sanz de Aguila y fue pretendida por Luis Molina. La dote de Isabel la obtuvo Miguel de Cervantes. Luis Molina administraba unas tierras en Cuenca, un establecimiento de herrajes para ganado que le confió don Juan de Urbina, secretario de los príncipes de Saboya, que había intervenido como casamentero de la pareja. La herrería no fue bien y se amontonaron deudas a cargo de la dote y la casa donde vivía Cervantes quedo endeudada, en la calle de la Montera.

quijote de la mancha y sancho panza
Don Quijote de la Mancha
Cervantes se quedó en Madrid, con carácter definitivo, aparte algún que otro viaje a Esquivias y se dedicó de lleno a la literatura. Tomó parte en tertulias, como en la famosa Academia selvaje, que se reunía en la calle de Atocha, en casa de don Francisco Silva. Entró en la piadosa Hermandad del Santísimo Sacramento y en la Venerable Orden Tercera a su mujer y a su hermana Andrea.
En 1613 aparecieron sus Novelas ejemplares, en cuyo portada dibujó un autorretrato, por cuya publicación obtuvo del editor Robles mil seiscientos reales, menos un anticipo urgente.
En 1615 relató las Persiles y Segismunda. Confiesa en este libro padecer incurable hidropesía, y en efecto, a principios de 1616, escribe al cardenal primado, arzobispo Sandoval, una carta en que le comunica el padecimiento de un mal que no tiene cura. Y que, en efecto, no tardará ni un mes en dar con su cuerpo en la fosa.
Estando ya en su lecho de muerte, Miguel de Cervantes entró en la Orden Venerable Tercera de San Francisco. Su última obra literaria fue dedicar al conde de Lemos Los trabajos de Persiles y Segismunda, recordando sólo los beneficios recibidos. Lo hizo cuatro días antes de su muerte, según Cejador y Frauca. Y el 22 de abril de 1616 murió, mientras su cuerpo era sacado a hombros de los terciarios desde la casa de la calle del León y enterrado en las Trinitarias de Ja calle de Cantarranas al día siguiente 23 de abril de 1616.
El 2016 se cumplió el IV centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, existe una web con la linea de tiempo de su vida.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos, 5,00 de 5 estrellas