batalla guadelete rey rodrigo

Fin del Reino Visigodo

Inicio » Edad Antigua » Fin del Reino Visigodo

El inesperado derrumbamiento del reino visigodo fue una catástrofe histórica tan absoluta y de tal calibre que no es extraño que generaciones sucesivas de historiadores se hallan planteado interrogantes y propuesto explicaciones para ello. En este post responderemos a la pregunta de ¿Por qué un Estado que había conseguido extender su poder sobre todo el territorio de la Península y Galia narbonense, que había logrado su unidad étnica, religiosa y jurídica, se hundió tan de repente? Actualmente predomina la idea de que el rápido hundimiento visigodo ante la invasión islámica se debe a causas internas, a la profunda crisis en todos los órdenes en que se encontraba el reino a principios del siglo VIII.

Afán de Obtener el Trono

En los cuarenta años que median entre la muerte de Recesvinto y la de Rodrigo, en cinco reinados, encontramos media docena de conjuras contra el soberano reinante que tuvieron amplia repercusión (duque Paulo) e incluso éxito (deposición de Wamba por Ervigio).
Por otra parte el prefeudalismo que se comprueba en este periodo significó un incremento de las clientelas nobiliarias, que fortaleció a los clanes familiares poderosos, enfrentados entre sí por el afán de alcanzar el trono. Los reyes alternaron conductas de represión (Wamba, Egica) con otras de amnistía y tolerancia (Ervigio,Witiza) hacia la nobleza, lo que imprimió una política desigual e insegura a la monarquía de la última época.

batalla de guadalete
Batalla de Guadalete

Problemas Económicos

En el campo socioeconómico se dejan ver síntomas de decadencia, unas veces producidos por causas naturales (pestes, malas cosechas) que no cabe duda tuvieron repercusión en la demografía. Por otra parte las hambrunas que padecieron grandes contingentes humanos llevaron a los reyes (Ervigio) a condonar los impuestos atrasados impagados.

Inseguridad

También este descontento social determinó un incremento de fugas de esclavos, a juzgar por el endurecimiento de las leyes al respecto a comienzos del siglo VIII. Estos siervos se dedicaron al bandidaje en los caminos sembrando la inseguridad, según testimonios coetáneos, mientras por otra parte hurtaban brazos al trabajo de la tierra. Se endureció enormemente, como hemos visto, la legislación contra los judíos. También tenemos noticias de un aumento de suicidios (otra forma de huir de una existencia insoportable), según se lamentan los obispos reunidos en concilio.

Aumento de Tributos

La moneda se degrada en esta última época; a la buena ley y peso de los trientes de Recesvinto, incluso de Wamba, se llega en el reinado de Witiza a acuñar monedas ligeras y que apenas tienen oro. Como consecuencia los precios suben, los tributos se pagan muchas veces en especie y Ervigio reforma leyes anteriores introduciendo nuevas multas pecuniarias, tal vez para incrementar los ingresos en metálico de la hacienda.

Crisis en el Clero

En el seno del clero hubo igualmente una crisis moral y de costumbres, en la que destaca el envilecimiento del episcopado, que obligó a los últimos concilios a dictar una copiosa legislación disciplinar destinada a corregir abusos del alto clero, que formaba parte de la minoría dirigente poderosa, y también del clero llano inmerso en hábitos y actitudes indignas.

Conclusión

A principios del siglo VIII el reino visigodo estaba inmerso en una profunda crisis que le restó capacidad de resistencia, sobre todo si tenemos en cuenta el desinterés por el servicio de las armas que había movido a Wamba a dictar su famosa ley militar, derogada en gran medida por Ervigio, y la división del ejército entre los clanes enfrentados de witizanos y rodriguistas.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (26 votos, 3,58 de 5)